Ser Padres

¿Cómo puedo saber si mi bebé respira bien?

Es perfectamente normal que como padre te hayas preocupado alguna vez por la respiración de tu bebé. De hecho, es posible que mientras esté durmiendo te hayas acercado a él para comprobar cómo respira. Para poder mantener la tranquilidad y cuidarle bien, lo mejor es que conozcas las características de su respiración y cuáles podrían ser signos de alerta.

¿Te has acercado al pequeñín mientras duerme para comprobar que efectivamente está respirando bien? Si es así, no te preocupes, no creas que eres un bicho raro, es un acto normal y el instinto de protección tiene mucho que decir ante esto.
Se trata de una de las inquietudes más comunes entre los padres durante los primeros meses de vida: la respiración de su bebé. Que existan síndromes como el de muerte súbita, provoca que los mayores se preocupen por cómo respira el recién nacido, en especial cuando se va a dormir. ¿Cómo podemos saber que está respirando adecuadamente? Veamos algunas cualidades de la respiración de los bebés y algunos signos que sí podrían ser motivo de alerta.

Características de la respiración de un bebé

Lo mejor para saber que no está teniendo ningún problema es que conozcas cómo es la respiración de un bebé. Estas son algunas de sus principales características:
  • Su respiración es nasal. Un bebé respira solo por la nariz debido a su fisiología, su paladar todavía es blando y está muy cerca de la epiglotis. Más o menos a los seis meses su sistema respiratorio alcanza la madurez suficiente como para poder respirar tanto por la nariz como por la boca.
  • Tienen una respiración irregular. Es común que los bebés (sobre todo, prematuros) tengan un patrón de respiración no regular hasta que su sistema respiratorio madura por completo. Esto quiere decir que a veces un bebé puede tener una respiración lenta y superficial, y después tenerla más rápida y profunda.
  • Respiran a mayor velocidad que los adultos. Los bebés recién nacidos respiran más rápidamente, pueden llegar a tener unas 40-50 respiraciones por minuto y reducir a 20 respiraciones menos mientras duermen.
  • Tienen pausas en su respiración. En ocasiones puede que un bebé detenga su respiración unos 5 o 10 segundos y que después vuelva a respirar rápidamente. Esto se llama respiración cíclica o periódica y es un patrón de respiración habitual. Es muy común en los bebés prematuros, no tiene repercusión cardiocirculatoria y su recuperación es espontánea. Eso sí, aunque esté durmiendo, dejaría de ser algo habitual si lo hiciese por más de 10 segundos.
  • Presentan ronquidos frecuentes. Si el pequeño está acatarrado es normal que oigas ronquidos porque puede que sus vías respiratorias estén algo obstruidas.

Signos de alerta

Ahora que conoces cómo respira tu bebé, deberías alertarte en caso de que se dieran estas tesituras:
  • Que dejase de respirar por 20 segundos o más.
  • Si notases que su ritmo de respiración es muy alto (más de 60 respiraciones cada minuto).
  • Si respirase con dificultad y percibieses sensación de ahogo, ruidos, jadeos o que sus costillas se hundiesen.
  • En caso de notar que la cara, los labios, la lengua o el tronco han adoptado un color azulado.
  • Si su cuerpo se vuelve flojo, débil o rígido.
  • Si al sospechar que ha dejado de respirar lo mueves y no reacciona podría estar viviendo un episodio de apnea. En este caso llama al teléfono de urgencias y si tienes el conocimiento, aplica la maniobra de reanimación mientras llegan los sanitarios.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking